sábado, 31 de diciembre de 2011

FELIZ AÑO NUEVO!!


Lo siento, no voy a ser nada original, en la entrada de hoy me gustaría trasladaros mis mejores deseos para el próximo año 2012 y compartir con vosotros un pequeño balance del año que se va, el, para muchos, denostado 2011, y me gustaría hacerlo desde la alegría y la emoción contenida por el descubrimiento de algo nuevo y la pena de algo maravilloso que pasó.

En primer lugar me gustaría comenzar haciendo un somero balance de las cosas ocurridas en el año que está próximo a expirar, ha sido un año muy duro, no sólo para mí sino también para miles de españoles que como yo se han visto parados en seco por el problema del desempleo, un año en el que los momentos malos, que los ha habido, son ya una minúscula raya en el libro de mi memoria, para esto siempre he sido un tanto optimista y siempre he preferido darle más importancia a las cosas buenas que me han pasado que a las malas, un mal sueño que gracias a Dios ya ha pasado y espero que no vuelvan a repetirse.

En el lado bueno de la balanza tengo montones de experiencias, de personas, de momentos, de situaciones en las que me he dado cuenta de lo afortunado que soy por haber tenido la oportunidad de cruzarme en el camino de gente que han quedado marcadas, estás sí en letras bien grandes, en el libro de la memoria y del recuerdo, gente que en algún momento del año que se acaba me han hecho reír, me han hecho llorar o me han hecho soñar, en definitiva gente maravillosa con la que he ido caminando a lo largo de este año y que han hecho mucho más llevadera la dureza del camino.

Si me pusiera a nombrarlos a todos tendría que hacer una entrada tipo wikipedia para que me cupieran todos, y aún así se me olvidaría mucha gente, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de mostrar desde aquí mi agradecimiento a mis “niños” del  equipo de baloncesto A.D. “EL 21”, y a los grandes también, con ellos he compartido muchos buenos momentos este año y además de aprender a jugar hemos intentado aprender a vivir. También un recuerdo muy especial para la gente del Colegio Claret de Don Benito, casi casi mis compañeros de trabajo, muchas gracias por vuestras muestras de cariño y afecto, también a los del Claret de Las Palmas, que me hicieron sentir uno más en la experiencia que compartimos. No puedo olvidarme de la gente de la comunidad “Hombre-lucha” de Málaga, con los que este año he compartido una de las mejores Semanas Santas en muchos años, desde la reflexión personal y la oración, y algún que otro evento más festivo. También quiero tener un recuerdo especial para la gente de “El quinto pino”, tuvimos la suerte de compartir unos días de campamento intensos y a la vez muy gratificantes, además me hicieron sentir cuarentón el día que cumplí los treinta (algún día me las pagarás Luismi). A la gente del  The Rincón Pío Sound, por aguantarme tantas veces y por compartir la pasión y el trabajo por la consecución de una idea, aunque no lo sepáis sois un espejo en el que mirarse y aprender que con trabajo todo es posible. Y a todos los demás, a todos esos con los que tengo la suerte de llamarme amigo, con los que me aceptan tal y como soy, y supongo que de alguna manera me quieren y aprecian, por ser los forjadores de la senda de mi vida, gracias por acompañarme y por querer hacerme partícipe de vuestras vidas.

Capítulo a parte de esta gente que acabo de nombrar merece mi familia, son imprescindibles y quiero por encima de todo que sigan siendo felices en el año que entra, y que me hagan sentir orgulloso de ellos, ellos son el mayor apoyo que tengo en la vida y el principal motivo de que luche por la felicidad, a pesar de que alguno no comparta mi manera de vivir.

Acabo el año en Tánger, curiosamente, o no, en el mismo lugar en el que lo empecé, trescientos sesenta y cinco días después vuelvo a estar aquí pero ahora todo es diferente a entonces, mi vida ha girado unos cuantos grados, no sé exactamente cuántos ni me preocupa, pero he conseguido fijar el rumbo hacia mi felicidad y para su consecución trabajo día a día, cuento para ello con la ayuda inestimable de mis compañeros de comunidad y con el cariño de un montón de gente, niños y trabajadores, que cada día me hacen sentir que la decisión que he tomado, o mejor dicho que tomé en su día, es la correcta, la que me conduce a lo que más quiero en la vida, ser feliz.

Para finalizar desearos una feliz salida y entrada de año, invitaros a hacer vuestro particular balance, a escribir en una hoja todo lo bueno que os pasó y guardarla para que jamás se os olvide. Espero que el año que entra colme todas vuestras expectativas de vida, que todo aquello que os parezca imposible acabe sucediendo y que, por encima de todo, disfrutéis cada día de vuestra vida como si fuera un regalo, porque en el fondo todos sabéis que lo es.

Un fuerte abrazo para todos y ¡¡SED FELICES!!

1 comentario:

  1. feliz año nuevo amigo!! tened cuidao esta noche
    1 abrazo

    ResponderEliminar